Recursos Islámicos

    1. home

    2. article

    3. Al-Muyadílah (La Discusión)

    Al-Muyadílah (La Discusión)

    Al-Muyadílah (La Discusión)
    Rate this post

    Sura 58
    Al-Muyadílah (La Discusión)
    (Medinesa, de 22 aleyas)
    ¡En el nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso!
    1. Dios ha oído lo que decía la que discutía contigo a propósito de su esposo y que se quejaba a Dios. Dios oye vuestro diálogo. Dios todo lo oye, todo lo ve.
    2. Aquéllos de vosotros que repudian a sus mujeres mediante la fórmula: «¡Eres para mí como la espalda de mi madre!»… Ellas no son sus madres. Sólo son sus madres las que les han dado a luz. Dicen, ciertamente, algo reprobable y erróneo. Pero Dios es, sí, perdonador, indulgente.
    3. Quienes repudian a sus mujeres mediante la fórmula: «¡Eres para mí como la espalda de mi madre!» y la repiten, deben, antes de cohabitar de nuevo, manumitir a un esclavo. Se os exhorta a ello. Dios está bien informado de lo que hacéis.
    4. Quien no pueda hacerlo, deberá ayunar durante dos meses consecutivos antes de cohabitar de nuevo. Quien no pueda, deberá alimentar a sesenta pobres. Para que creáis en Dios y en Su Enviado. Éstas son las leyes de Dios. Los infieles tendrán un castigo doloroso.
    5. Quienes se oponen a Dios y a su Enviado serán derribados como lo fueron quienes les precedieron. Hemos revelado signos claros. Los infieles tendrán un castigo humillante.
    6. El día que Dios les resucite a todos, ya les informará de lo que hicieron. Dios lo habrá tenido en cuenta, mientras que ellos lo habrán olvidado. Dios es testigo de todo.
    7. ¿No ves que Dios conoce lo que está en los cielos y en la tierra? No hay conciliábulo de tres personas en que no sea Él el cuarto, ni de cinco personas en que no sea Él el sexto. Lo mismo si son menos que si son más, Él siempre está presente, dondequiera que se encuentren. Luego, el día de la Resurrección, ya les informará de lo que hicieron. Dios es omnisciente.
    8. ¿No ves a aquéllos a quienes se ha prohibido celebrar conciliábulos, que se obstinan en lo prohibido y los celebran, haciéndose culpables de pecado, de violación de la ley y de desobediencia al Enviado? Cuando vienen a ti, te saludan de manera distinta a como Dios te saluda y dicen para sí: «¿Cómo es que Dios no nos castiga por lo que decimos?» Les bastará con la gehena, en la que arderán. ¡Qué mal fin…!
    9. ¡Creyentes! Cuando celebréis un conciliábulo, no lo hagáis con ánimo de pecar, de violar la ley y de desobedecer al Enviado, sino con el ánimo de ser buenos y temerosos de Dios. ¡Y temed a Dios, hacia Quien seréis congregados!
    10. El conciliábulo es sólo cosa del Demonio, para entristecer a los que creen, pero que no puede hacerles ningún daño, a menos que Dios lo permita. ¡Que los creyentes confíen en Dios!
    11. ¡Creyentes! Cuando se os dice: «¡Haced sitio en las asambleas!», hacedlo así para que Dios os haga también sitio. Y si se os dice: «¡Levantaos!», hacedlo así para que Dios también eleve la categoría de aquéllos de vosotros que crean y reciban la Ciencia. Dios está informado de lo que hacéis.
    12. ¡Creyentes! Cuando queráis tener una conversación a solas con el Enviado, hacedla preceder de una limosna. Es mejor para vosotros y más puro. Si no podéis, Dios es indulgente, misericordioso.
    13. ¿Os arredra hacer preceder vuestra conversación a solas de limosnas? Si no lo hacéis y Dios se aplaca con vosotros, ¡haced la azalá, dad el azaque y obedeced a Dios y a su Enviado! Dios está bien informado de lo que hacéis.
    14. ¿No has visto a quienes han tomado como protectores a gente que ha incurrido en la ira de Dios? No son ni de los vuestros ni de los suyos y juran en falso deliberadamente.
    15. Dios ha preparado para ellos un castigo severo. Lo que han hecho está mal.
    16. Se han escudado en sus juramentos y han desviado a otros del camino de Dios. Tendrán un castigo humillante.
    17. Ni su hacienda ni sus hijos le servirán de nada frente a Dios. Esos tales morarán en el Fuego eternamente.
    18. El día que Dios les resucite a todos, Le jurarán a Él como os juran a vosotros, creyendo apoyarse en algo sólido. ¿No son ellos los que mienten?
    19. El Demonio se ha apoderado de ellos y les ha hecho olvidarse del recuerdo de Dios. Esos tales son los partidarios del Demonio. Y ¿no son los partidarios del Demonio los que pierden?
    20. Los que se oponen a Dios y a Su Enviado estarán entre los más viles.
    21. Dios ha escrito: «¡Venceré, en verdad! ¡Yo y Mis enviados!» Dios es fuerte, poderoso.
    22. No encontrarás a gente que crea en Dios y en el último Día y que tenga cariño a quienes se oponen a Dios y a Su Enviado, aunque éstos sean sus padres, sus hijos varones, sus hermanos o los miembros de su misma tribu. Ha inscrito la fe en sus corazones, les ha fortalecido con un espíritu de Él y les introducirá en jardines por cuyos bajos fluyen arroyos, en los que estarán eternamente. Dios está satisfecho de ellos y ellos lo están de Él. Ésos constituyen el partido de Dios. Y ¿no son los partidarios de Dios los que prosperan?