Recursos Islámicos

    1. home

    2. article

    3. Biografía del ilustre líder de la Revolución Islámica, el gran Aiatol-lah Saiid Ali Jamenei

    Biografía del ilustre líder de la Revolución Islámica, el gran Aiatol-lah Saiid Ali Jamenei

    • Anónimo
    Biografía del ilustre líder de la Revolución Islámica, el gran Aiatol-lah Saiid Ali Jamenei
    Rate this post

    Biografía del ilustre líder de la Revolución Islámica, el gran Aiatol-lah Saiid Ali Jamenei

     

     

    «No pueden encontrar a nadie como el señor Jamenei, tan comprometido con el Islam y tan decidido a servir a su pueblo con todo el corazón. Hace muchos años que lo conozco» (Imam Jomeini, r.a)

    Desde su nacimiento hasta la escuela

    El excelentísimo líder, Ayatolá Jamenei, hijo del religioso Huyyatul Islam ual Muslimin, Hayy Seyyed Yauad Husaini Jamenei, nació el día 24 de Tir (cuarto mes del año iraní) del año 1318 de la hégira solar (1939 EC), equivalente al mes de Safar del año 1358 de la hégira lunar, en la ciudad santa de Mashhad. El es el segundo hijo de la familia. La vida de Seyyed Yauad Jamenei, al igual que la de la mayoría de los religiosos y maestros de religión era muy sencilla. Asimismo, su familia llevaba como él, una vida humilde.

    El líder supremo nos relata de esta manera los primeros recuerdos de su vida familiar:

    «Mi padre era un religioso famoso, así como muy devoto y piadoso. Pasamos momentos difíciles. Recuerdo noches en las que no teníamos nada para cenar. A veces mi madre trataba de preparar algo para la cena y… ésta era pan con pasas de uva.»

    Y así describe el líder la casa en la que moraban:

    «La casa en la que nací y viví hasta los cuatro o cinco años era de sesenta o setenta metros en un barrio pobre de la ciudad de Mashhad. Contaba con una sola habitación y un oscuro sótano. Cuando mi padre tenía huéspedes -y naturalmente era un religioso muy visitado porque era referente para la gente- todos nosotros teníamos que ir al sótano hasta que el huésped se marchase. Luego unas personas que estimaban y querían a mi padre, compraron un pequeño terreno contiguo a nuestra vivienda y así ampliaron nuestra casa, pudiendo vivir en tres habitaciones»

    Fue así que la personalidad del líder de la revolución se desarrolló desde su infancia en una familia pobre, pero religiosa, piadosa, unida y afectiva. Desde los cuatro años de edad comenzó sus estudios junto a su hermano mayor, Mohammad en una escuela tradicional en la que le enseñaron el alfabeto y el Corán. Luego ambos entraron en Darutta’lim Dianati, una escuela islámica primaria recién establecida.

    En el Centro Teológico (Hauze Elmieh)

    Luego de familiarizarse con estudios religiosos como Yamiul Muqadedamat (materias preliminares) y gramática árabe durante la secundaria, ingresó formalmente al centro de teología islámica. Estudió literatura con su padre y otros profesores y realizó estudios introductorios de teología.

    El líder nos cuenta por qué eligió las ciencias islámicas como su vocación:

    «Mi padre fue el factor principal que me impulsó a elegir este brillante camino. Mi madre también me estimulaba y apoyaba.»

    Estudió libros de literatura árabe como Yamiatul Mugaddamat, Suiuti y Mougni con maestros de la escuela ‘Suleiman Jan’ y ‘Nauuab’, mientras su padre controlaba y supervisaba el estudio de sus hijos. En esta etapa también estudió el libro de Ma’alem, sobre principios de jurisprudencia islámica, luego Sharai’ul Islam y Sharhul’lum’ah, junto a su padre como maestro y otra parte con el difunto Agha Mirza Mudarres Iazdi. Además, estudió Rasail y Makasib ante el difunto Hayy Sheij Hasheme Qasvini y el resto de las materias de jurisprudencia y sus principios con su padre. El líder, en forma asombrosa terminó todos los estudios introductorios y el primer nivel de estudios teológicos en cinco años y medio. Su padre, el difunto Seyyed Yauad jugó un rol importante en el progreso de este hijo prodigioso en todas estas etapas. El excelso líder estudió el libro Manzumah del sabio Sabzevari sobre lógica y filosofía, primero con el difunto Ayatolá Mirza Yauad Agha Tehrani y luego con el difunto Sheij Rida Isi.

    En el Centro Teológico de Nayaf al Ashraf

    El Ayatolá Jamenei, que desde los dieciocho años había comenzado en Mashhad el estudio de Principios de jurisprudencia y el doctorado en dicho campo – con el gran sabio, el fallecido Ayatolá Milani – viajó a Nayaf en el año 1336 (1958) con el objetivo de visitar los lugares sagrados. Al observar el centro teológico de esa ciudad y participar en las clases de los grandes Muytahid del centro religioso de Nayaf, como el fallecido Seyyed Mohsin Hakim, Seyyed Mahmud Shahrudi, Mirza Baqer Zanyani, Seyyed Iahia Iazdi y Mirza Husain Boynurdi, se dio cuenta del elevado nivel de estudio e investigaciones de dicho centro teológico. Comentó su deseo de quedarse en Nayaf para continuarlos, pero su padre prefirió que regresase a Mashhad.

    En el Centro Teológico de Qom

    Ayatolá Jamenei desde el año 1337 hasta 1343 solar (1958 hasta 1964 E.C) continuó sus estudios en el Centro Teológico de Qom, en un nivel elevado como lo es el campo de la jurisprudencia, de los principios de jurisprudencia y la filosofía. En dichos estudios aprovechó las clases de grandes personalidades como los ya fallecidos, gran Ayatolá Buruyerdi, Imam Jomeini, Sheij Murtada Haeri y el sabio Allamah Tabatabai.

    En el año 1343 (1964), a través de las cartas de su padre se enteró de que éste, debido a una enfermedad en sus ojos (cataratas) había quedado ciego de un ojo. La noticia le entristeció mucho, y vaciló entre quedarse en Qom y seguir estudiando en ese gran centro o regresar a la ciudad de Mashhad y cuidar de su padre. Finalmente para atraer la satisfacción de Dios, decidió marcharse a Mashhad y atender a su padre. Él nos cuenta al respecto:

    «Fui a Mashhad y Dios Altísimo nos dio grandes éxitos. Yo traté de cumplir con mi responsabilidad y tengo la plena certeza de que si tuve éxito en la vida se debió a mi bondad para con mi padre y en general a mis padres.»

    El Ayatolá Jameneí, tomó esa decisión tan importante eligiendo el camino que era más correcto ante Dios.

    En aquellos momentos, algunos maestros y conocidos se lamentaban diciendo: «¡Qué lástima que abandonó el Centro Teológico de Qom, porque si se hubiese quedado habría tenido un gran futuro!». Sin embargo, el paso del tiempo demostró que la elección de este brillante estudiante fue la más acertada y la mano del destino había elegido un destino mejor y mucho más elevado para él del que pudiese pensar. ¡¿Quién podía imaginarse en aquellos días que el sabio y prodigioso joven de 25 años, que para satisfacer a Dios y servir a sus padres, abandonó Qom, dirigiéndose a Mashhad, llegaría a obtener la exaltada jerarquía del liderazgo de los musulmanes, veinticinco años después?!

    En Mashhad continuó sus estudios de jurisprudencia islámica y sus principios Participando en las clases de los mejores maestros, entre ellos Ayatullah Milani hasta 1347 (1968), a excepción de momentos en que se encontraba en la lucha, en prisión o viajando. Asimismo, desde el año 1343 (1964), además del estudio y cuidado de su anciano y enfermo padre, enseñó materias como jurisprudencia islámica, principios de jurisprudencia y conocimientos religiosos, en escuelas religiosas y universidades.

    Luchas políticas

    De acuerdo a Ayatolá Jamenei, él fue «alumno de Imam Jomeini en las especialidades de jurisprudencia, principios de Jurisprudencia, en lo político y revolucionario.»

    No obstante, los primeros destellos políticos y luchas contra el gobierno déspota vinieron a su mente a través del gran combatiente y mártir en el camino del Islam, el Seyyed Muytaba Nawuab Safawi.

    El Seyyed Safawi, junto a un grupo de jóvenes pertenecientes al grupo ‘Sacrificados por el Islam’, viajó a Mashhad en el año 1331 (1952 E.C), en la escuela Soleimán Jan pronunció un discurso muy emotivo y despertador en cuanto al tema del renacimiento del Islam y la soberanía de los mandatos divinos, y también sobre los engaños del Sha e Inglaterra y sus mentiras al pueblo iraní. En ese momento Ayatolá Jamenei era uno de los jóvenes estudiantes de esa escuela y se quedó impresionado por sus impetuosas palabras. Él nos cuenta: «En aquel momento se creó dentro de mí la chispa de la revolución islámica y no dudo que en mi corazón la primera llama la encendió el mártir Nawuab Safawi.»

    Junto al movimiento del Imam Jomeini (R.A).

    La primera detención.

    El Ayatolá Jamenei entró en el campo de la lucha política, desde el año 1341 (1962), estando ya en Qom, tiempo en que comenzó la marcha revolucionaria y crítica del Imam Jomeini en contra de las políticas antiislámicas y pronorteamericanas de Muhammad Reza Sha Pahlavi.

    Luchó durante dieciséis años soportando altibajos, torturas, exilios y cárceles sin temor alguno y no vacilando en ningún momento en este peligroso camino. En el mes de Muharram del año 1338 (1959), por primera vez cumplió una misión de parte del Imam Jomeini, quien le encomendó transmitir su mensaje al Ayatolá Milani y a otros sabios de la provincia de Jorasán, sobre la responsabilidad de los religiosos en el despertar y concienciar al pueblo durante los programas islámicos de ese mes, revelando las políticas pronorteamericanas del sha y la situación de Irán, así como los acontecimientos de Qom.

    Una vez cumplida su misión, se dirigió a la ciudad de Biryand para llevar a cabo la voluntad del Imam Jomeini, difundiendo el Islam y revelando las políticas del régimen. De este modo, en el noveno día de Muharram (12 de Jordad de 1342 (1963), fue detenido y liberado al día siguiente con la condición de no disertar y estar bajo control. En ese tiempo, tras los sucesos del 15 de Jordad en diferentes ciudades de Irán nuevamente fue detenido y trasladado a Mashhad, donde permaneció encarcelado durante diez días en un centro militar bajo las más difíciles condiciones, torturas y mortificaciones.

    La segunda detención

    En el mes de Bahman de 1342 (1963) (Ramadán de 1383), el Ayatolá Jamenei junto a un grupo de amigos, siguiendo un programa organizado, viajó a la ciudad de Kerman. Permaneció tres días en esa ciudad pronunciando sermones y emotivas revelaciones en contra del régimen que fueron acogidas por parte de la gente, especialmente en el sexto día del mes de Bahman, aniversario de las elecciones y el seudo referéndum del sha. Posteriormente viajó a la ciudad de Zahedan.

    El día 15 del mes de Bahman -que coincidía con el nacimiento del Imam Hasan (la paz sea con él)- su expresividad, franqueza, valentía y fervor revolucionario en la revelación de las políticas satánicas y pronorteamericanas del régimen Pahlevi, llegó a su auge, por lo que la SAVAK lo detuvo por la noche y lo trasladó a Teherán por avión. El ilustre líder fue encarcelado durante dos meses en una celda individual, en la prisión de Gezel Gal’eh, soportando diversos tipos de insultos y torturas.

    La tercera y cuarta detención

    Las clases de exégesis coránica, hadices y pensamiento islámico que impartía el Ayatolá en la ciudad de Mashhad y Teherán, fueron recibidas de una forma sin precedentes por los jóvenes fervientes y revolucionarios. Estas actividades enfurecieron a la SAVAK, motivo por el cual lo persiguió. Es por ello que durante el año 1345 (1966) vivió ocultamente en Teherán y un año después, en el 1346 (1967), fue detenido y encarcelado.

    En el año 1349 (1970), la infernal fuerza de inteligencia del régimen, la SAVAK, lo encarcela nuevamente.

    La quinta detención

    Su excelencia el Ayatolá Jamenei, nos cuenta respecto a su quinta detención:

    «Desde el año 1348 (1969) se podía palpar en Irán el surgimiento de un movimiento armado. La sensibilidad y las fuertes acciones de los aparatos del régimen en mi contra se incrementaron, pues pensaban que dichos movimientos no podían prescindir de personas como yo. En el año 1350 (1971) fui encarcelado por quinta vez, los violentos tratos de la SAVAK en la cárcel demostraban claramente que el aparato del régimen estaba muy asustado debido a la unión de las corrientes armadas con las instituciones de pensamiento islámico. Y no podía creer que mis actividades intelectuales en Mashhad y Teherán fuesen ajenas a tales corrientes. Después de mi liberación, tanto el círculo de clases generales de exégesis coránica como las clases clandestinas de ideología islámica se expandieron aún más.»

    La sexta detención

    Entre los años 1350 y 1353 (1971 y 1974), las clases de exégesis coránica e ideología islámica eran impartidas por el ayatolá en las mezquitas: Kiramat, Imam Hasan (la paz sea con él) y Mirza Ya’far. Las reuniones en estos tres núcleos atraían a miles de personas interesadas, en especial a aquellos jóvenes conscientes e intelectuales y a los religiosos revolucionarios y creyentes. Ahí conocían los genuinos pensamientos islámicos. Las clases de Nahyul-Balagha que él daba tenían un fervor y entusiasmo especial, las mismas, mecanografiadas y fotocopiadas bajo el título de ‘Rayos de Nahyul-Balagha’ pasaban de mano en mano. Los religiosos jóvenes y revolucionarios que aprendían la lección de la verdad y la lucha, partían a ciudades cercanas y lejanas para familiarizar a la gente con tales verdades deslumbrantes y preparaban el terreno para la gran revolución islámica.
    Dichas actividades motivaron que en el mes de Dey del año 1353 (1974), la SAVAK atacase cruelmente la casa del ayatolá Jamenei en Mashhad, deteniéndolo y arrebatándole muchos de sus manuscritos y anotaciones. Esta fue la sexta detención y la más difícil de todas. Permaneció encerrado hasta el otoño del año 1354 (1975) en una celda individual con las peores condiciones, en la prisión del ‘Comité Conjunto de la Policía. Según él expresa, las mortificaciones que soportó en ese tiempo «sólo las puede imaginar quien las haya experimentado personalmente»

    Luego de ser liberado, regresó a la ciudad santa de Mashhad, donde continuó con las mismas actividades, esfuerzos científicos, revolucionarios e investigaciones. Naturalmente, ya no se le permitió seguir impartiendo las mismas clases de antes.

    En el exilio

    A finales de 1356 (1977), el criminal régimen Pahlavi, detuvo al Ayatolá Jamenei y lo exilió en la ciudad de Iranshahr, por un periodo de tres años. Pero antes de terminar ese periodo, a mediados de 1357 (1978), cuando la lucha del pueblo musulmán y revolucionario de Irán, llego a su auge, fue liberado del exilio y regresó a Mashhad.

    Ahí se situó en las primeras filas de la lucha popular en contra del sangriento régimen Pahlevi y luego de quince años de valiente esfuerzo y tenacidad en el camino de Dios, soportando tantas amarguras y dificultades, por fin pudo saborear el dulce fruto del levantamiento, la resistencia y la lucha, es decir «la victoria de la gran revolución islámica de Irán», «el humillante exterminio del gobierno tirano» y también «el establecimiento de la soberanía del Islam en este territorio¬.»

    En los umbrales de la victoria

    En los umbrales de la victoria de la revolución islámica, y antes del regreso de Imam Jomeini de París a Teherán, bajo su orden se formó el ‘Consejo de la Revolución Islámica’, con la participación de grandes personalidades como el mártir Mutahhari, el mártir Beheshtí, y el Huyyatul Islam Hashemi Rafsanyani. Ayatolá Jamenei por orden directa del ilustre Imam formó también parte de dicho consejo. El mártir Mutahhari fue quien le notificó el mensaje del Imam, una vez que lo hubo recibido, partió de Mashhad rumbo a Teherán.

    Tras la victoria

    Ayatolá Jamenei, luego de la victoria de la revolución islámica continuó esforzada y vehementemente sus valiosas actividades -en pro de la concreción de los objetivos de esta revolución- cada una de las cuales fue valiosa, trascendente, importante y sin igual. A continuación, nombramos algunas de ellas:

    • En el mes de Esfand de 1357 (1979), funda el ‘Partido Republicano Iislámico’ (PRI), junto a eruditos combatientes como el mártir Beheshtí, el mártir Bahoner y el Huyyatul Islam Hashemi Rafsanyani.

    • Secretario del ministro de Defensa, en el año 1358 (1979)

    • Dirigente de los Guardianes de la Revolución Islámica, en 1358 (1980)

    • Líder de ‘la oración del viernes’ en Teherán, en el año 1358 (1981).

    • Representante del Imam Jomeini en el ‘Consejo Superior de la Defensa’, en 1359 (1982).

    • Representante de Teherán en la Asamblea Consultiva Islámica (Parlamento)

    • En el año 1359 (1982), cuando comenzó la guerra impuesta por Irak en contra de Irán y la violación de sus fronteras por parte del ejército de Saddam, el Ayatolá Jamenei tuvo una activa y sincera presencia vistiendo ropa de combate en los frentes de la ‘defensa sagrada’. El ejército iraquí, contaba con los más sofisticados armamentos y eran apoyados por los poderes satánicos como Estados Unidos y la antigua Unión soviética.

    • El día 6 de mes de Tir (fin de junio de 1981), fue gravemente herido por la detonación de un artefacto explosivo colocado por la organización terrorista hipócrita Muyahidin Jalq, durante su discurso en la mezquita Abudharr de Teherán, sufriendo mutilaciones importantes en su brazo derecho.

    • La presidencia: En el mes de Mehr de 1360 (cinco de octubre de 1981), tras el martirio del segundo presidente de Irán, Muhammad Alí Rayai, el Ayatolá Jamenei fue elegido presidente de la Republica Islámica de Irán, obteniendo más de 16 millones de votos populares y la aprobación posterior del Imam Jomeini (R.A).

    • También fue reelecto para el periodo 1364-68 (1985-1989)

    • Presidente del ‘Consejo de la Revolución Cultural’, en el año 1360 (1981)

    • Jefe de la ‘Concejo de diagnóstico para la eficiencia del Estado’, en el año 1366 (1987).

    • Jefe del ‘Consejo de la Revisión de la Constitución de la Republica Islámica’ en el año 1368 (1989)

    • El Liderazgo y la supremacía de la comunidad islámica: El día 14 de Jordad, tras el fallecimiento del Imam Jomeini en el año 1368 (1989), gran líder de la revolución, el Ayatolá Jamenei fue elegido por la ‘Concejo de Expertos para Asuntos del Liderazgo Supremo’, para asumir esta elevada jerarquía y gran responsabilidad. ¡Cuán bendita y correcto fue esta elección! ya que después de la partida del Imam, pudo liderar competentemente al pueblo musulmán de Irán y a otros musulmanes de todo el mundo.

    Las obras e investigaciones

    1) Línea general del pensamiento islámico en el Corán.

    2) Desde las profundidades de la oración.

    3) Un tratado sobre la paciencia.

    4) Las cuatro fuentes principales de la ciencia de Riyal
    5) Wilaiat (La supremacía del guía elegido por Dios)

    6) Una reseña de la antecedencia histórica y las condiciones actuales del Centro Teológico de Mashhad.

    7) La historia de los Imames de la escuela shiíta.

    8) El guía veraz.

    9) La Unión y El Partidismo.

    10) El arte desde la visión del Ayatolá Jamenei

    11) La concepción correcta de la religión.

    12) El elemento de lucha en la vida de los Imames (la paz de Dios sea sobre ellos)

    13) El espíritu del monoteísmo y la negación de toda obediencia ajena a Dios

    14) La trascendencia del retorno hacia el Corán.

    15) La historia del Imam Sayyad (la paz sea con él.).

    16) El Imam Ridha (la paz sea con él) y la sucesión (del Califa).

    17) La invasión cultural (recopilado en base a las palabras y mensajes de su excelencia).

    18) Hadiz Wilaiat .

    Traducciones (del idioma árabe al persa)

    1) Conciliación (Sulh) del Imam Hasan (la paz sea con él), escrito por Radhi al Iasin

    2) El futuro pertenecerá al Islam, escrito por Saiied Qutb

    3) El protagonismo de los musulmanes en la liberación de la India, escrito por Abdul Mun’im Namri Nasri

    4) Alegatos en contra de la civilización occidental, escrito por Saiied Qutb. Y otros libros.

    p

    p style=”text-align: justify;”2) Desde las profundidades de la oración.