Recursos Islámicos

    1. home

    2. article

    3. El Hadiz, el Iÿtihad y el Fiqh (jurisprudencia) en el Islam Shia

    El Hadiz, el Iÿtihad y el Fiqh (jurisprudencia) en el Islam Shia

    • Ayatola Ÿa‘far Sobhani
    • www.islamoriente.com
    El Hadiz, el Iÿtihad y el Fiqh (jurisprudencia) en el Islam Shia
    Rate this post

    El Hadîz, el Iÿtihâd y el Fiqh (jurisprudencia)
    en el Islam Shia
    Por Ayatola Ÿa‘far Sobhani
    Las fuentes de la Legislación Islámica y el Hadîz
    La Shî‘ah Imamita, en lo relacionado a la doctrina y los principios del Islam, actúa según
    los hadices narrados del Mensajero de Dios (BP) a través de narradores fiables en los que es
    posible basarse, ya sea que estas narraciones y hadices se encuentren en libros shiítas o
    sunnitas.
    Por ello, puede suceder que la Shî‘ah en sus libros de jurisprudencia también se base en
    narraciones transmitidas a través de narradores sunnitas. Este tipo de hadîz, que es clasificado
    en cuatro clases, es denominado “muazzaq” (fiable).
    En base a esto, las acusaciones que algunos tendenciosos hacen contra la Shî‘ah Imamita
    a este respecto1, no tienen base y son absolutamente erróneas.
    El Fiqh Imamita se basa -fundamentalmente- en el Sagrado Corán, la Tradición, el
    intelecto y el consenso de los sabios.
    La Tradición consiste en los dichos, acciones y reconocimientos tácitos de los Inmaculados,
    a la cabeza de los cuales se encuentra el Mensajero de Dios (BP).
    Así, si una persona confiable narra un hadîz del Mensajero de Dios (BP), y tal hadîz
    contiene palabras, acciones o reconocimientos tácitos del Profeta (BP), será considerado,
    aceptado y puesto en práctica por la Shî‘ah Imamita.
    Lo que encontramos en las obras y escritos de la Shî‘ah conforma un testimonio veraz
    que corrobora esto. Debemos decir: no hay diferencia alguna a este respecto entre los libros
    shiítas del hadîz y los libros sunnitas del hadîz, sino que el tema pasa por determinar la
    confiabilidad y grado de consideración de cada narrador en particular.
    La condición de prueba de valor (huÿÿah) de los hadices
    narrados por los Imames de
    Ahlul Bait (P)
    Los hadices y narraciones transmitidos por los inmaculados Imames de Ahl-ul Bait (P)
    mediante cadenas de transmisión correctas, conforman una huÿÿah legítima, y se debe actuar
    en base a su contenido y dictaminar en conformidad a los mismos.
    Los Imames de Ahl-ul Bait (P) no son muÿtahidîn o “muftis” -en el sentido
    convencional y frecuente de ambos términos-, sino que todo lo que se transmitió de ellos son
    realidades que ellos obtuvieron a través de las siguientes vías:

    A- Transmitir del Mensajero de Dios (BP):
    Los Imames Inmaculados tomaron sus hadices de su abuelo el Mensajero de Dios (BP)
    (de antecesor a sucesor y de padre a hijo) y luego los narraron a la gente.
    Este tipo de hadices y narraciones que fueron transmitidos por cada Imam del Imam
    anterior hasta llegar la cadena de transmisión al Mensajero de Dios (BP), son muchos en la
    Shî‘ah Imamita.
    Si todos estos hadices que fueron narrados por Ahl-ul Bait (P) y cuya cadena de
    transmisión llega al Mensajero de Dios (BP) fueran reunidos en un solo lugar, ello conformaría
    una gran enciclopedia que representaría un inmenso tesoro para los expertos en hadîz y los
    juristas musulmanes, puesto que hadices y narraciones con tan sólidas y fuertes cadenas de
    transmisión no tienen parangón en el mundo del hadîz. Señalaremos un solo ejemplo de esos
    hadices, que es el llamado hadîz “silsilat adh-dhahab” (La Cadena de Oro), del cual se dice
    que los Samanidas, la dinastía amante de la literatura y fomentadora de la cultura, solían
    preservar una copia en sus arcas, en procura de bendiciones y por su amor al conocimiento.
    Narró el Sheij As-Sadûq, de Abû Sa‘îd Muhammad Ibn Al-Fadl An-Nîsâbûrî, de Abû
    ‘Alî Al-Hasan Ibn ‘Alî Al-Jazraÿî Al-Ansârî As-Sa‘dî, de Abus Salt Al-Harawî, que dijo: Me
    encontraba junto a ‘Alî Ibn Mûsâ Ar-Ridâ (P), cuando partió de Nishâbûr siendo que se
    encontraba montando una mula gris, y he ahí que Muhammad Ibn Râfi‘, Ahmad Ibn Harb,
    Iahiâ Ibn Iahiâ e Is·hâq Ibn Râhwiah, así como un gran número de entre la gente del
    conocimiento, se prendieron a las riendas de su mula por los cabestros y dijeron: “¡Por tus
    puros antepasados! Refiérenos un hadîz que hayas escuchado de tu padre”. Entonces él sacó
    su cabeza del palanquín y dijo:
    حَدَّثَني أبي العبدُ الصالح موسى بنُ جعفرٍ قال: حَدَّثني أبي الصادقُ جعفرُ بنُ محمدٍ قالَ: حَدَّثني أبي أبو جَعفر »
    لِ