Recursos Islámicos

    1. home

    2. article

    3. La Influencia de la Matemática Persa en el Medioevo – El nacimiento de las fracciones decimales

    La Influencia de la Matemática Persa en el Medioevo – El nacimiento de las fracciones decimales

    • Vernor Arguedas T.
    La Influencia de la Matemática Persa en el Medioevo – El nacimiento de las fracciones decimales
    Rate this post

    La Influencia de la Matemática Persa en el Medioevo

    El nacimiento de las fracciones decimales

    Vernor Arguedas T.

    [email protected]

    Escuela de Matemática

    Universidad de Costa Rica

    …………………………………………………

    Introducción

    Los dos números anteriores los hemos dedicado al origen de nuestra numeración y temas relativos, haciendo breves referencias a matemáticos indios y a matemáticos que llamamos árabes. En este trabajo precisaremos un poco más el concepto de matemática árabe-persa en el Medioevo y presentaremos un método para calcular raíces cuadradas, cúbicas o de orden n , que precedió en varios siglos al famoso método de Newton. Discutiremos también el nacimiento de las fracciones decimales.

    El apogeo de los matemáticos persas en la edad media se extiende más o menos del 622 d.c hasta el 1600 d.c..El lugar geográfico era muy extenso, su cuna es lo que hoy Irán e Irak, sin embargo se extendían por toda la gran zona islámica. Su aporte al desarrollo de las matemáticas ha sido minimizado en muchas ocasiones y por muchos autores. Desde luego que no de manera casual.

    El profesor Juan Martos Quesada profesor de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid, España , ha escrito una cantidad notable de trabajos sobre el tema de la influencia matemática persa en este periodo de tiempo. Muchos de sus trabajos se encuentran disponibles en la red, por ejemplo, “Los estudios sobre el desarrollo de las matemáticas en Al-Andaluz” (www.raco.cat/index.php/Dynamis/article/viewFile/92578/117793), o bien, en el sitio http://www. lenguapersa.com/Articulos/JuanMartos.htm, su artículo: “Matemática en la Persia del Medievo”.

    Su tesis central al respecto es la siguiente:

    “En conclusión, podemos afirmar que las denominadas tradicionalmente “Matemáticas árabes”, tienen una raíz , un origen y un desarrollo más iraní, más persa, que árabe; que el estudio del campo científico matemático fue continuado desde el siglo IX en la actual región de Irán hasta el siglo XV, llegándose a descubrimientos sobresalientes especialmente en los campos de la Geometría, el Álgebra, la Trigonometría y sus aplicaciones prácticas a la Astronomía y a la Óptica; y, por último, que muchos de los problemas y teoremas que ocuparon a los matemáticos europeos de los siglos XVI y XVII, como el Método de Ruffini-Horner, el cálculo del triángulo de Tartaglia, el número pi, el Teorema de Pascal, etc., ya fueron planteados y analizados por los matemáticos iraníes de la Edad Media.”

    En ese artículo nos indica claramente lo siguiente en la introducción,
    . . . “Una extendida confusión terminológica entre los estudiosos de la historia de la ciencia hace que se tomen como sinónimos conceptos como “ciencia árabe” y “ciencia islámica” a lo largo de la Edad Media, lo cual es falso, pues el carácter de la ciencia en el Islam durante estos siglos medievales es más persa, más iraní, que árabe.
    Si bien las diferencias raciales y fundamentales entre árabes y persas o iraníes han sido ya recono- cidas, la incierta terminología a la que hemos aludido antes ha conducido a una gran confusión entre los logros árabes y lo logros persas en el campo científico. El carácter rápido de la expan- sión del Islam desde su nacimiento y la rápida aceptación por los persas de la lengua árabe, parece haber cegado a la mayor parte de los historiadores, incapacitándolos para percibir la cir- cunstancia de que muchas de las realizaciones que atribuyeron al pueblo árabe han de atribuirse propiamente al pueblo persa, al pueblo iraní.
    Es necesario recordar que Persia ya era depositaria de una gran civilización mucho antes de que naciera Mahoma. Gloria de los árabes fue el proporcionar el prestigio, el idioma y los recursos para el trabajo científico que se inició, como veremos, bajo los califas de Bagdad y que empleó en definitiva a grandes sabios que provenían, tanto del Magreb, como del Oriente Medio, como de Asia central, como de Persia o de la India, pero llamar a todo esto “ciencia árabe” es rendir un homenaje que va mucho más allá de los méritos reales de los árabes, con evidente marginación para los de los persas.” . . .
    Como hemos indicado en varias ocasiones, los trabajos de los griegos fueron traducidos a la lengua árabe y algunos de ellos se preservaron de esta manera.

    En el curso de unos cien, ciento cincuenta años, se tradujeron al árabe los Elementos de Euclides, una parte de las obras de Arquímedes, las Cónicas de Apolonio, las obras de Menelao, Teodosio, Herón, Ptolomeo, Diofanto y otros.
    ¿Cuáles son estos mtemáticos persas del Medioevo?.

    Podríamos citar a los siguientes: en primer lugar al gran matemático del siglo IX al-Jwarizmi, para pasar a continuación al grupo de científicos iraníes que trabajaron a lo largo del siglo X: al-Jazin, Abu-l-Wafa, al-Quhi y al-Karaji; seguidamente, hablaremos de los dos grandes sabios del siglo XI, Ibn Sina, Avicena entre los siglos X y XI y Omar Jayyam