Recursos Islámicos

    1. home

    2. article

    3. La mujer occidental versus la mujer musulmana

    La mujer occidental versus la mujer musulmana

    • C.Gómiz Cendrós
    La mujer occidental versus la mujer musulmana
    Rate this post

    La mujer joven en Europa tiene por lo general, estudios medios o superiores, busca la independencia económica y defiende su papel activo dentro de la sociedad. Y a la hora de pensar en unirse en matrimonio, desea ante todo un hombre que sea su compañero en la vida y con el cual planificar su futuro. Pero esto no es diferente a los deseos de la joven educada en el Islam.

    Muchas de estas jóvenes europeas, cada vez más, tienen inquietudes espirituales, deseando encontrar un camino que las haga sentir seres dignos e íntegros, pero cuando oyen hablar del Islam, en su ignorancia y por la propaganda masiva en contra, sobresale en primer lugar, su aspecto meramente externo y grotesco con el que quieren pintar a la mujer musulmana, y esto hace que estas jóvenes, retrocedan y desconfíen.

    Hoy por hoy, cuando ya ningún sistema político tiene credibilidad como modelo a seguir, -para los que aspiran un bienestar tanto físico como espiritual en su vida-, el Islam emerge como la única alternativa válida para el creyente, y para la mujer en particular.

    Y hay varios temas que interesan a la mujer y que abordaremos de una forma clara y directa, con la intención de presentar la verdadera personalidad de la mujer musulmana. No de la mujer ignorante, inculta y por lo tanto llena de supersticiones, que existe lamentablemente en todas las partes del mundo y que pueden pertenecer a cualquier religión, sino la de la mujer cultivada y educada dentro de las normas del verdadero Islam.

    Al ser preguntada la señora Jameneí qué debía hacer una mujer para sentirse emancipada, contestó: “Hacer el trabajo que le corresponde como mujer. Hacer lo que su corazón le dicte debe hacer. Enriquecerse interiormente para educar correctamente a sus hijos y atender al marido”.

    Después de la tan publicitada IV Conferencia Internacional sobre la Mujer en Beijing, todos pudimos enterarnos de los justos derechos que la mujer todavía está luchando por conseguir, tanto en el plano económico, social como humano. Pero querer poner al Islam como un freno para el avance de la mujer o como una religión que abusa o mantiene en inferioridad de condiciones a la mujer, es desconocer las leyes y normas del Islam al respecto.

    SOBRE EL MATRIMONIO

    En el Islam se valora el que “la mujer sea el interior (el espíritu) de un ser, en el que el hombre es su exterior”. Es decir; ambos son parte complementaria uno del otro. Si una de las partes se niega a cumplir con su tarea; desestabiliza, rompe la armonía. Si una de las partes abusa u oprime al otro; crea una tiranía y sus consecuencias tarde o temprano son desastrosas.

    Pero estando cada parte en su medida y puesto justo hace que, lo externo proteja lo interno -que es la parte delicada y valiosa (la madre)-. Y lo externo se sumerge y busca refugio en lo interno, encontrando armonía y paz espiritual. Esta sería la pareja ideal que el Islam ensalza y que la mujer occidental también desea.

    Pero cuando se oye a la mujer exigir “igualdad” diciendo que ya no quiere quedarse en casa cuidando a los hijos, sin querer valorar la importancia de la maternidad y la educación de los hijos, lo que está haciendo es un “crimen” contra la familia. Porque es esencial para el buen desarrollo del núcleo familiar y de la buena conducta y estabilidad emocional de la familia, que la mujer -como madre y esposa- acepte su naturaleza y rol que Dios le asignó

     

    Fuente ::  islamoriente.com