Recursos Islámicos

    1. home

    2. article

    3. Las mujeres en una Sociedad Coránica

    Las mujeres en una Sociedad Coránica

    • Anónimo
    Las mujeres en una Sociedad Coránica
    Rate this post

    1- IGUALDAD DE STATUS Y VALOR EN LOS SEXOS

    La primera de las características que afectan a las mujeres dentro de una sociedad coránica, es que a ambos sexos se los considera iguales en status y valor. En otras palabras, el Corán nos enseña que tanto las mujeres como los hombres son criaturas de Allah, y que tienen el mismo mérito y valor, aunque su igual importancia no implica su total semejanza u homogeneidad. Esta igualdad entre el hombre y la mujer está estipulada en el Corán en pasajes relacionados con cuatro aspectos de la existencia e interacción humana

    CUESTIONES RELIGIOSAS

    El primero de estos testimonios coránicos sobre la igualdad del hombre y la mujer está contenido en afirmaciones referentes a asuntos religiosos tales como los orígenes de la humanidad, o a las obligaciones y recompensas religiosas.

    1- Orígenes de la Humanidad: El Corán está exento de las historias que se encuentran en el Antiguo Testamento las cuales denigran a las mujeres. No hay alusión a que la primera mujer creada por Dios fuera una criatura de un valor inferior al del primer hombre, o que ella fuera una clase de apéndice formado de una de sus costillas. Más bien, leemos que el hombre y la mujer están creados min nafsin wähidatin (“de una única alma o naturaleza”) para complementarse mutuamente (Corán 4:1; 7:189). Mientras que la Torah o el Antiguo Testamento trata a Eva como una mujer seductora en el Jardín del Edén, quien ayuda a Satán para tentar a Adam a desobedecer a Dios, el Corán trata a los dos con perfecta igualdad y ambos son igualmente perdonados cuando ellos se arrepienten.

    2 – Obligaciones y Recompensas Religiosas: El Corán es claro en ordenar por igual a los hombres y las mujeres, sus directivas respecto a las obligaciones religiosas y recompensas. Leemos:

    «Allah ha preparado perdón y magnífica recompensa para los musulmanes y las musulmanas, los creyentes y las creyentes, los devotos y las devotas, los sinceros y las sinceras, los pacientes y las pacientes, los humildes y las humildes, los que dan limosna y las que la dan, los que ayunan y las que ayunan, los castos y las castas, los que recuerdan mucho a Allah y las que también lo hacen » (33:35)[i]

    OBLIGACIONES MORALES Y RECOMPENSAS

    En segundo lugar, el Corán afirma para la humanidad, la anhelada igualdad de los sexos al establecer las mismas obligaciones morales y recompensas para las mujeres y los hombres.

    «En cuanto a quien realice buenas obras y sea creyente, ya sea varón o mujer, entrará en el Jardín y no será tratado injustamente en lo más mínimo» (4:124)

    «A quien obre bien de entre los hombres y las mujeres y sea creyente, le haremos, ciertamente, que viva una vida buena y le retribuiremos con algo mucho mejor que las obras que realizaron» (16:97)[ii]

    Si Allah, subhänahu wa ta’ala, no considerara a ambos sexos iguales en status y valor, no se habrían hecho tales afirmaciones explícitas en el Corán referentes a su igualdad en las obligaciones morales y recompensas.

    EDUCACIÓN

    Si bien mandatos más específicos de iguales derechos de mujeres y hombres para aspirar a la educación pueden ser encontrados en el ámbito del hadiz, el Corán por lo menos incita a la búsqueda del conocimiento a todos los Musulmanes sin considerar sus sexos. Por ejemplo, repetidamente ordena a todos los lectores a leer, recitar, pensar, contemplar, como así también a aprender de los signos (aiat) de Allah en la naturaleza. De hecho, la primera revelación al Profeta Muhammad (BP) alude al conocimiento.

    En una sociedad Coránica, no puede haber nunca una restricción de este conocimiento a un sexo en particular. Se nos ha dicho que es el deber de todo Musulmán y toda Musulmana buscar el conocimiento a través de su vida, aún si ello condujera al buscador a la China[iii]. El Profeta (BP) incluso ordenó que las mujeres esclavas fueran educadas[iv], y él le pidió a Shifa’ bint ‘Abdillah que instruyera a su esposa Hafsah bint ‘Umar[v]. A las disertaciones del Profeta (BP) concurrían audiencias compuestas tanto por hombres como por mujeres; y en la época de la muerte del Profeta, había muchas mujeres instruidas.[vi]

    DERECHOS LEGALES

    Una cuarta evidencia en el Corán de la igualdad de hombres y mujeres es la especificación de los derechos legales que son garantizados para todos los individuos desde la cuna hasta la tumba. A diferencia de la situación en Occidente, donde hasta el siglo pasado era imposible para una mujer casada poseer una propiedad por su propia cuenta, hacer un contrato con otras personas, o disponer de su propiedad sin el consentimiento de su esposo[vii], el Corán proclama el derecho de toda mujer a comprar y vender, a hacer contratos y a ganar (dinero)[viii], y a poseer y administrar su propio dinero y propiedad. Además de estos derechos, el Corán otorga a la mujer una parte en la herencia de la familia (4:7,11), advierte en contra de privarla de esa herencia (4:198), especifica que la dote (mahr) de su matrimonio debe pertenecerle a ella solamente y nunca ser tomada por su esposo (2:229; 4:19-21,25) a menos que la mujer libremente se la ofrezca como un regalo. (4:44).[ix]

    =======================================================================

    [i]“Allah les ha prometido a los hipócritas, a las hipócritas y a los infieles el fuego de la gehena, en el que morarán eternamente. Eso les bastará. ¡Que Allah les maldiga! Tendrán un castigo permanente” (9:68)

    [ii]Ver también 9:67-72.

    [iii]Este es un Hadiz del Profeta (BP). Ver también Muhammad ‘Izzat Darwazah, Al-Mar’ah fi al-Qur’an wal Sunnah (Beirut: al-Maktabah al-’Asriiah, 1980), p. 44, 47, 51.

    [iv]Muhammad Fu’ad ‘Abd al-Baqi, al-Lu’lu’ wal Marjan fi ma ittafaqa fihi al-Shaijani (Beirut: Dar al-Kitab al-Jadid, 1970), 1, pp. 30-31.

    [v]Hayy Faisal ibn Hayyi Uthman, “Las Mujeres y la Construcción de la Nación: Un Análisis Sistemático y Contemporáneo del Problema de la Mujer en la Sociedad Musulmana Malaya Contemporánea” (disertación Doctor en Filosofía para ser presentada en la Universidad de Temple), p.85.

    [vi]Muhammad Khairat, Markaz al-mar’ah fi al-Islam (Cairo: Dar al-Ma’arif, 1975), p. 108.

    [vii]Monrad G. Paulsen, “Los Derechos Legales de las Mujeres”, Encyclopedia Americana (Danbury, Conn.: Americana Corp., 1980), Vol. 29, pp. 108-109.

    [viii]“… Los hombres tendrán parte según sus méritos y las mujeres también…” (4:32)

    [ix]Ver Mustafa al-Siba’i, al-Mar’ah bain al-fiqh wal qanun (Aleppo: Al-Maktabah al-’Arabiiah, 1976), p. 38; Muhammad ‘Izzat Darwazah, Al-Dustur al-Qur’ani fi Shu’un al-Hayat (Cairo ‘Isa al-Babi al-Halabi, n.d.),p. 78.

    [x]“¡Creyentes! No es lícito recibir en herencia a mujeres contra su voluntad, ni impedirles que vuelvan a casarse para quitarles parte de lo que les habíais dado, a menos que sean culpables de deshonestidad manifiesta. Comportaos con ellas como es debido. Y si os resultan antipáticas, puede que Allah haya puesto mucho bien en el objeto de vuestra antipatía”(4:19).

     

    Fuente :: islamoriente.com