Recursos Islámicos

    1. home

    2. article

    3. Por el derecho de los pueblos a la autodeterminación y no a la injerencia Saudita – Norteamericana al pueblo Yemení

    Por el derecho de los pueblos a la autodeterminación y no a la injerencia Saudita – Norteamericana al pueblo Yemení

    • S. Saavedra Alfaro
    • www.islamoriente.com
    Por el derecho de los pueblos a la autodeterminación y no a la injerencia Saudita – Norteamericana al pueblo Yemení
    Rate this post

    Por el derecho de los pueblos a la autodeterminación y no a la injerencia Saudita-Norteamericana al pueblo Yemení

    Por Sdenka Saavedra Alfaro[1]

    Recordamos muy bien una pregunta que se nos viene a la memoria en estos instantes precisamente cuando se está realizando la intervención de Arabia Saudita y sus aliados a Yemen, uno de los países más pobres del mundo[2], la cual es ¿Por qué existe tanta pelea y guerra entre sunitas y shiitas, si ambos pertenecen a la religión musulmana?, la verdad es que de por medio tiene que ver el fundamentalismo que persigue la escuela wahabita, ligada en este caso al país que está bombardeando desde el 26 de marzo[3]a Yemen, y por otro la intolerancia que tienen a un gobierno shiita en sus fronteras, en todo caso la pregunta en cuestión sería ¿Por qué los wahabitas no toleran y atacan, masacran, torturan y asesinan a los shiitas?

    En este momento existen muchísimas personas que al igual que usted, no tienen absolutamente nada que ver con lo que está sucediendo en la República de Yemen; sin embargo las mismas se encuentran atravesando el más grande peligro sobre sus vidas al estar recibiendo ataques de los bombarderos provenientes de los ejércitos de Arabia Saudita, debemos precisar que EE.UU está ofreciendo a los saudíes “apoyo logístico y de inteligencia” en este conflicto[4].

    “Los ataques aéreos de Arabia Saudí contra Yemen han dejado hasta el momento unos 173 muertos y cientos de heridos. Estos bombardeos de la denominada “Tormenta decisiva”, nombre con la que Riad[5] ha bautizado su invasión a Yemen, ha dejado decenas de civiles muertos, entre ellos 6 niños, en uno de los países más pobres del mundo”.[6]

    Por otro lado, la intervención militar que inicio Arabia Saudita en Yemen, que según ellos para defender “el gobierno legítimo” ha posicionado a numerosos países de la región del lado de los saudíes, obviamente encabezada por los EE.UU, y al ser este su apoyo se ha convertido en un hecho totalmente contrario a las resoluciones y leyes internacionales porque viola la integridad territorial de un país soberano.

    “Los saudíes desean poner fin al imparable avance hacia al sur de la minoría Huthi, que en enero tomó la capital Sanaa y en febrero forzó la huida del Presidente Abd Rabbu Mansur Al Hadi, hacia la ciudad de Adén”.[7]

    También Riad es un actor de mucho peso que no considera al territorio Yemení como el de un país extranjero; sino como su patio trasero, por lo que no quiere perder su influencia, y además la llegada al poder del movimiento popular Ansarolá en Yemen, supondría una amenaza por esta influencia. Por lo que deciden recurrir a cualquier mecanismo a su alcance para evitar un gobierno shiita en sus cercanías, en palabras de Rasoul Goudarzi[8].

    Además la escuela shiita, es un tema totalmente contrario a la política de aquellos países involucrados en la invasión e injerencia hacia Yemen; es decir Emiratos árabes Unidos, Egipto, Bahréin, Turquí, Sudán, Argelia, Catar, Kuwait, Jordania y especialmente Arabia Saudita porque la ideología que persiguen es la escuela sunita wahabita[9], una escuela totalmente intolerante ligada y practicada por los grupos terroristas EI (Daesh), Boko Haram, etc., que en la actualidad están cometiendo las atrocidades de crímenes más grandes del mundo, la misma que no tolera un gobierno shiita en sus fronteras; es decir la posibilidad de que Ansarolá asumiera el mando, y esto obviamente constituye también algunos de los motivos fundamentales de esta agresión.

    “Esta agresión se puede interpretar también como una estrategia por parte de Arabia Saudita, apoyada por el régimen de Israel y EE.UU para mostrar su músculo ante Irán”.[10]

    Una vez más estamos siendo testigos como lo dijimos anteriormente del abuso del sistema hegemónico en cuestiones de democracia y defensa de los derechos humanos; ya que existen decenas de personas civiles incluidas niños que ya han fallecido y muchísimas heridas, las cuales no tienen absolutamente nada que ver con esta injerencia.

    Vemos también que la ONU, hasta el momento se mantiene en silencio ante la agresión Saudí, mientras Washington y Europa brindan su apoyo incondicional al país agresor árabe, contra el pueblo Yemení, que mediante sus protestas, ha denunciado en varias ocasiones el sistema dictatorial que los oprime y la mala situación socioeconómica reinante.[11]

    Esta injerencia brutal al país Yemení por parte de la liga árabe y EE.UU sin olvidarnos de Europa e Israel contesta la interrogante con la que habíamos comenzado este texto, la intolerancia y el fundamentalismo no está dentro el islam verdadero; pues todo país tiene derecho a la autodeterminación, a la soberanía, y a la no injerencia de países extranjeros en sus políticas internas y en su toma de decisiones. Un país debe resolver internamente sus conflictos, sin que otro intervenga en sus decisiones internas, respetando el principio de no intervención.

    “El no intervencionismo es la doctrina en política exterior, que indica la obligación de los Estados de abstenerse o intervenir, directa o indirectamente, en los asuntos internos de otro Estado, con la intención de afectar su voluntad y obtener su subordinación. Se deriva de un principio del Derecho Internacional Público, el Principio de no Intervención que establece la independencia de las naciones y el derecho de autodeterminación de los pueblos. Este principio de no intervención prácticamente equivale al de no injerencia en los asuntos internos de otro país. Queda también muy claro que el derecho de los pueblos a la autodeterminación, no puede por ningún motivo transformarse en un derecho de los gobiernos a disponer de la suerte y destino de los pueblos”.[12]

    fuente:www.islamoriente.com
    _________________________________________________________________________________

    [1] Escritora, Periodista, Profesora e Investigadora Boliviana, miembro de la Asociación de Investigadores en Comunicación y Educación para el Desarrollo (AICED) La Paz-Bolivia.

    [2] “Human Development report 2014”, (PDF) (en ingles). Undp.org

    [3] www.publico.es “La guerra de religión en Yemen puede abortar el acuerdo nuclear entre Teherán y Occidente”, (27/03/2015).

    [4] www.hispantv.com “Detrás de la agresión Saudí a Yemen”; (29/03/2015).

    [5] Capital y la ciudad más grande del reino de Arabia Saudí, situada en la región del Nejd.

    [6] www.telesur.com “Al menos 173 muertos a causa de ataques Saudíes contra Yemen”; (29/03/2015).

    [7] www.lanación.es “Intervención de Arabia Saudita a Yemen”; (26 de marzo 2014).

    [8] Analista político internacional.

    [9] “El wahabismo es un movimiento político islámico de carácter herético, fundado en la región del Najed, Arabia, en el siglo XVIII, por Mohammad bin Abdul Wahhab y aliado con la tribu de Muhammad bin Saud. Inmediatamente, Mohammad bin Abdul Wahhab y Muhammad bin Saud proclamaron el yihad, impulsando redadas depredadoras en las que se apoderaba de las propiedad de sus adversarios musulmanes, supuestamente confiscadas como botín de guerra contra los politeístas, ya que acusan a los sunnitas de politeísmo por visitar las tumbas de los santos sufís y pedirles intercesión y ayuda ante Dios, y a los shiitas de descreídos o “kufar” y consideran que es lícito matar a ambos por desviados y apoderarse de sus bienes y propiedades. El Mufti de Latakia, Sheyj Zacharia Salwayet distingue entre el wahabismo y el salafismo, pero hoy en día ambos son la misma cosa. También, de acuerdo con el Sheyj Salwayet, este conflicto se remonta mucho en el tiempo “ya que es parte del conflicto entre el Bien y el Mal”, pues, según él, el hecho de repudiar al otro es “un mal absoluto”.  Consultar más en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=167902

    [10] www.hispantv.com (29/03/2015).

    [11] Ídem.

    [12] www.jurídicas.unam.mx “Jurisdicción interna, principio de no intervención y derecho de injerencia humanitaria”.