Recursos Islámicos

    1. home

    2. article

    3. Qué es el Din (religión)

    Qué es el Din (religión)

    • Ayatola M. T. Misbah Iazdi
    • www.islamoriente.com
    Qué es el Din (religión)
    Rate this post

    Enseñanza de la Doctrina Islámica
    Qué es el Din (religión)
    Por Aiatollah M. T. Misbah
    Contenido:
    -El Significado de Din
    -Fundamentos y ramas del Din
    -Cosmovisión e Ideología
    -La Cosmovisión divina y materialista
    -Las Religiones celestiales y sus principios
    El significado de Din
    Tal como se explica en lógica, el origen de los conceptos, ideas o sus deben anteceder a las demás
    consideraciones.
    La palabra Din, es una palabra árabe que significa obedecer y retribuir, y en un uso técnico se emplea para designar la creencia en un Creador para el mundo y el hombre, así como las disposiciones prácticas correspondientes a esta creencia. Es por esta razón que a las personas que no creen en un Creador y consideran la aparición de los fenómenos en el mundo como algo accidental o meramente efecto de los procesos y reacciones materiales y naturales, se los denomina “irreligiosas”1. Pero a las personas que creen en un Creador del mundo, aunque sus doctrinas y ritos religiosos presenten desvíos y supersticiones, se las denomina religiosas.

    Sobre esta base, las religiones existentes entre los hombres se dividen en verdaderas y falsas. La verdadera religión consiste en creencias correctas, conformes con la realidad, y en conductas recomendables que gocen de credibilidad y garantías suficientes.
    Fundamentos y ramas de la Religión Considerando lo que hemos explicado sobre la palabra Din, queda claro que cada religión se conforma de dos partes: Una, la creencia o creencias que constituyen su fundamento o raíz; y la otra, las disposiciones prácticas que se conforman a esas bases doctrinales y que se derivan de ellas.

    Es completamente correcto, por lo tanto, que a la parte correspondiente a las creencias, en cada religión, la denominemos “Fundamentos” (Usúl: Principios, bases, raíces), y a la parte que hace a los mandatos prácticos, se
    la llamemos “Ramas” (Furú: Derivaciones).

    Los sabios musulmanes utilizaron estos dos términos para referirse a las Creencias (Aqâid) ya los mandatos o
    leyes islámicas (Ahkâm).

    Cosmovisión e ideología.

    Los términos cosmovisión (o visión del mundo) e deología, se emplean con significados casi similares.
    Por cosmovisión o visión del mundo, se da a entender una serie de creencias y perspectivas generales,
    coordinadas, sobre el mundo y el hombre, y en general sobre todo lo que existe.2 Entre los significados de ideología se halla el de ser una serie de ideas generales y coordinadas sobre la conducta humana.

    Conforme a estos dos significados, el sistema de creencias y los principios o bases de cada religión, constituyen su cosmovisión, y el sistema general de sus mandatos prácticos, constituye su ideología. Estos dos significados pueden corresponderse con el de fundamentos y ramas de la religión, que mencionamos anteriormente, pero debe considerarse que el término ideología, no abarca los mandatos particulares, así como el término cosmovisión, no abarca tampoco las creencias particulares.

    Otra cuestión a tener en cuenta, es que a veces la palabra ideología se emplea para significar la visión del
    mundo, o cosmovisión.3

    La Cosmovisión divina y materialista Entre los hombres, existen y existieron diversas cosmovisiones, pero sobre la base de su aceptación o negación del orden metafísico, podemos dividirlas en dos:
    la cosmovisión divina y la cosmovisión materialista.
    En el pasado, a los partidarios de la cosmovisión materialista, se los denominaba “naturalistas”, dahri (mundano, ateo, desviado),4 zindiq (ateo) o mulhed (ateo, desviado).

    En la actualidad recibe el nombre de materialista.
    El materialismo posee diversas formas, la más famosa en nuestra época es el materialismo dialéctico, que
    forma parte de la filosofía marxista.
    Se ha aclarado entonces que la cosmovisión abarca más que la creencia religiosa, porque engloba también las
    doctrinas materialistas. Es obvio que tampoco la palabra ideología puede circunscribirse a los mandatos y
    disposiciones religiosas.
    Las religiones celestiales y sus principios Entre los sabios especializados en la historia de las
    religiones, los sociólogos y antropólogos, existe discrepancia en cuanto a la manera en que han surgido las
    diversas religiones divinas.
    Sobre la base de las fuentes islámicas, debe decirse que la historia de la aparición de la religión comienza con
    la aparición del hombre. El primer hombre fue Adán (la Paz sea con él), Profeta de Dios, proclamador del
    monoteísmo y de la adoración al Dios Único. Las religiones idólatras surgieron todas ellas por desvíos (de la verdadera religión), diferencias en los gustos y objetivos, y por ambiciones personales o de grupos5.
    Las religiones monoteístas, que son las de origen divino y verdaderas, tienen tres principios generales en
    común: 1) La creencia en un Dios único 2) La creencia en una existencia eterna para cada hombre en la otra vida,
    donde recibirá la recompensa o el castigo por las acciones que ha realizado en este mundo 3) La creencia en el envío
    de Profetas por parte de Dios Altísimo, para guiar a la humanidad hacia la perfección completa y la felicidad en
    ambos mundos.
    Estos tres principios son en realidad las respuestas a los interrogantes más fundamentales que surgen en la
    mente de todo hombre consciente: ¿Cuál es el objetivo de la existencia? ¿Cuál es el fin de la vida? ¿Cuál es el camino
    para poder conocer el mejor programa de vida?

    El programa conocido a través del camino garantizado por la revelación, es el de la ideología
    religiosa que se basa y deriva de la cosmovisión divina. La creencia en estos principios básicos conlleva una
    serie de implicancias y consecuencias necesarias que, en forma global, conforman el sistema de la creencia
    religiosa.
    Es en estas implicancias y consecuencias, que surgen discrepancias, motivando la aparición de diferentes
    religiones y sectas. Por ejemplo la discrepancia en la aceptación o rechazo de la función profética de algunos de
    los enviados divinos, y la aceptación o no, de la autenticidad de un libro revelado, es el factor principal de
    la disputa entre las religiones Judía, cristiana e islámica.
    Estas diferencias, a su vez, acarrearon otras discrepancias en las creencias y prácticas, algunas de las
    cuales están en disconformidad con las bases mismas de la creencia.

    Podemos ver entre los cristianos la creencia en la trinidad, que contradice el monoteísmo, aunque sus
    teólogos intentan justificarla.
    También la discrepancia en la forma de determinar la sucesión del Profeta es un factor principal en las diferencias entre shi’itas y sunnitas en el Islam6. Los primeros sostienen que (la sucesión) debe ser determinada
    por Dios y los segundos por parte de la gente.
    En resumen, el Monoteísmo, la Profecía y la Resurrección, constituyen las bases principales de la
    creencia y doctrina en todas las religiones celestiales. Podemos considerar como parte de las creencias
    básicas a aquellos otros principios que se desprenden del análisis de aquéllas. Por ejemplo, la creencia en la
    existencia de Dios puede ser una base y la doctrina y fe en Su Unidad, una segunda parte de esa misma creencia.
    Podemos también considerar a la profecía del Profeta Muhammad (BPD), quien es el Seno de los Profetas, como
    una parte de la creencia básica en la profecía, común a todas las religiones reveladas. Es por ello que forma parte
    de las creencias básicas del Islam.
    Por este motivo, varios sabios de la escuela shiíta consideraron a la Justicia divina, que es una de las
    derivaciones (ramas) del Monoteísmo, como un principio independiente.
    Asimismo, consideraron que el liderazgo religiosopolítico (Imamato), que es una de las ramas (o derivaciones) de la profecía, como otro principio aparte.
    En realidad, emplear la denominación de fundamento o principio para estas otras creencias, no da lugar a ninguna disputa o discusión, puesto que son términos específicos acordados por los sabios.
    Por lo tanto, puede emplearse la palabra fundamento (o principio) de la religión en dos sentidos: uno general y
    otro específico.
    El sentido general se emplea en oposición a las ramas de la religión y a sus mandatos, y abarca todas las
    creencias reconocidas. El sentido específico, en cambio, se utiliza para significar los principios más fundamentales de
    una creencia particular.
    Además, podemos denominar con esta designación específica a varias de las creencias comunes a todas las
    religiones reveladas. Por ejemplo, los tres fundamentos principales del Monoteísmo, Profecía y Resurrección. En
    caso de agregarse otras bases o principios, serán aquellos correspondientes a cada religión específica. Si
    continuamos agregando otras doctrinas o creencias específicas de las diferentes sectas, entonces las denominaremos principios o fundamentos de una escuela religiosa determinada.
    Fuente: ENSEÑANZA DE LA DOCTRINA ISLÁMICA
    EDITORIAL ELHAME SHARGH

    www.islamoriente.com
    _________________________________________________________________________________________________

    [1] Bi-din (irreligioso), en el idioma persa tiene, socialmente, una connotación insultante y peyorativa. (N. del T.)

    [2] De aquí en más el término cosmovisión se utilizará siempre con este sentido. (N. del T.)

    [3] Para más detalles sobre la cosmovisión e ideología, ver Ideología tatbiqi (Ideología comparada), 1″ Lección. (En idioma persa, aún no traducido al español; N. del T.)

    [4] Referencia a un versículo del Sagrado Corán, sura Al-Insân (76).

    [5] Parte de los desvíos que han surgido en varias religiones celestiales, se han llevado a cabo con el objeto de satisfacer a opresores y déspotas. Estos han intentado limitar el ámbito de la religión y sus mandatos, cercenando la relación del hombre con Dios y las ceremonias y ritos específicos que a ello coadyuvan. Especialmente, trataron de separar la política y la administración de la sociedad, del ámbito de ‘lo religioso, a pesar de que cada religión de origen divino contiene una explicación de todo lo que la sociedad necesita para alcanzar su felicidad en éste y en el otro mundo. Asuntos qué la razón humana común es incapaz de comprender, tal como lo explicaremos en lecciones posteriores.

    El último Profeta que ha sido enviado por Dios Altísimo, debe proporcionar a la humani­dad todos los conocimientos y mandatos necesarios para el ser humano hasta el fin del mundo. Es por esto que una parte importante de las enseñanzas del Islam corresponden a cuestiones sociales, económicas y políticas.

    [6] Shi’itas se denomina a los partidarios de la escuela Shi’a del Islam. La palabra shi’a en idioma árabe significa literalmente “partidarios” o “seguidores”, y se refiere a aquellos que consideran que la sucesión del Profeta (BP) es un derecho especial de la familia de éste, y a aquellos que en el campo de las ciencias y cultura islámicas siguen al escuela de la Casa del Profeta. Sunnitas se denomina a los partidarios de la escuela Sunna del Islam. Sunnah en árabe signi1ica “conducta”, “costumbre”, “tradición”. Los partidarios de esta escuela islámica consideran que la sucesión del Profeta quedó relegada a la Ummah o Comunidad Islámica. En el campo de las ciencias y cultura islámicas no reconocen a la familia del Profeta una distinción especial con relación a los demás compañeros cercanos a él.